Galería de fotos

Guerra en la Casa Blanca

Miriam Lagoa 9 de diciembre de 2014
  • Guerra en la Casa Blanca
    18
    Cerca del presidente Elizabeth McCord empezó su carrera en la CIA, donde tuvo como mentor a Conrad Dalton.
  • Guerra en la Casa Blanca
    28
    Difícil equilibrio La familia es muy importante para la protagonista y procura que no se vea afectada por su trabajo.
  • Guerra en la Casa Blanca
    38
    Vuelta a la televisión Madam Secretary supone también el regreso de Tea Leoni a la pequeña pantalla tras 16 años
  • Guerra en la Casa Blanca
    48
    Demasiados secretos El antecesor de Elizabeth en el cargo de Secretario de Estado dimitió en extrañas circunstancias
  • Guerra en la Casa Blanca
    58
    Juego diplomático En cada episodio, Elizabeth y su equipo tendrán que afrontar una complicada situación internacional.
  • Guerra en la Casa Blanca
    68
    El enemigo en casa Elizabeth tendrá que ganarse la confianza de su nuevo equipo y demostrar sus cualidades.
  • Guerra en la Casa Blanca
    78
    Lucha de poder En la Casa Blanca se libran múltiples batallas internas para estar más cerca del presidente.
  • Guerra en la Casa Blanca
    88
    Giro de 180 grados Elizabeth McCord está casada con Henry, profesor universitario, y tienen 3 hijos.
ComparteShare on FacebookTweet about this on Twitter

Artículos relacionados

  • The Good Wife: la serie total

    The Good Wife: la serie total

    ‘The Good Wife’ se estrenó en 2009 sin hacer demasiado ruido y con una historia que tampoco llamaba demasiado la atención. Una serie de abogados, otra de tantas que se centraba en un caso por semana,...

  • El triunfo de los personajes femeninos

    El triunfo de los personajes femeninos

    La edad de oro que vive actualmente la ficción televisiva no se puede entender sin la irrupción en escena de antihéroes como Tony Soprano, Don Draper, Vic Mackey o Walter White. El momento actual ya...

  • Ficción para conocer la política

    Ficción para conocer la política

    Las series de televisión crean mundos paralelos que logran, mejor que cualquier director de campaña, colar al espectador en el coche oficial y hacerle recorrer los tejemanejes políticos.